¡Alquería por tu bienestar! ¡Alquería por tu bienestar!
Estilo de Vida
 


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

¡El slackline también es para ti! Disfruta todas las ventajas de este nuevo tipo de ejercicio

Concentración, serenidad y sobre todo, mucho equilibrio, es lo que necesita cualquiera que desee probar esta nueva tendencia en ejercicio que está dando de qué hablar en todo el mundo.

 

Alquería te cuenta todo sobre el slackline

 

Todos quisiéramos tener un estilo de vida dinámico y encontrar una actividad que nos apasione tanto, que nos nazca llevarla a cabo naturalmente y sin sentir presiones; un hobbie que nos motive a practicarlo con constancia, sin sentir que se trata de un gran sacrificio.

Por fortuna, en un mundo lleno de posibilidades como el que vivimos actualmente, es solo cuestión de buscar y probar diferentes opciones para encontrar esa actividad física perfecta que se ajuste a nuestro estilo de vida.

Por eso, para ayudarnos en esa búsqueda, Alquería nos cuenta todo lo que debemos saber sobre el slackline una opción de ejercicio distinta e innovadora que toma cada día más fuerza en varios países del mundo:

¿De qué se trata?

El slackline, como deporte, consiste en hacer equilibrio sobre una cinta de nylon, generalmente de 5 centímetros, que se engancha a dos puntos fijos y se tensiona.
Es algo así como hacer cuerda floja, con la única diferencia de que, en este caso, se camina sobre nylon y no sobre un cable de metal. En el slackline, la cinta genera suspensión y balanceo, lo que lo hace un poco complejo al comienzo.

Cuando nos ejercitamos intentando caminar sobre la cinta y mantener el equilibrio, trabajamos el cuerpo y la mente en simultáneo, pues debemos encontrar el punto de equilibrio del cuerpo y trabajar las piernas, los brazos, la espalda, los abdominales y los ligamentos internos.

Además, debemos estar muy concentrados para controlar cada movimiento de los músculos, la respiración y la ansiedad, para focalizar todas las energías y esfuerzos en mantenernos de pie sobre la cinta.

Muchas personas que hacen esta actividad dicen que practicarlo puede ser lo más parecido a la meditación, pues el bienestar que se siente luego de lograr alcanzar el equilibrio en el aire, es similiar.

atrévete a incluir esta actividad en tu estilo de vida

Este completísimo ejercicio puede practicarse en diferentes modalidades, dependiendo de los gustos, estilos de vida y nivel de adrenalina:

Trickline:

Esta modalidad es perfecta para comenzar, el slack se tensiona a un metro del piso para poder aprender a equilibrar el cuerpo y con el tiempo hacer saltos y trucos de destreza.

Waterline:

Es igual al trickline, con la diferencia de que se practica sobre el agua ¡Las piscinas son ideales para intentarlo!

Longline:

En esta modalidad, el slack tiene más de 30 metros de largo y el reto es caminar sobre el hasta cruzarlo todo, realizando diferentes posturas de equilibrio.

Highlines:

Esta modalidad es para temerarios, pues las cintas o slack se ponen a más de 20 metros del suelo y los practicantes deben estar bajo estrictas condiciones de seguridad, para evitar un accidente.

Rodeo:

Aquí la idea es balancearse sobre una cinta poco tensada, como en un columpio, pero de pie. La destreza consiste en poder mantener el movimiento por el mayor tiempo posible.

Yoga slackline

Es la modalidad más nueva y consiste en realizar posiciones de yoga sobre la cinta mientras se mantiene el equilibrio, ¡aquí la concentración es fundamental!